En la primera parte vimos algunos elementos a tener en cuenta antes de la entrevista de trabajo. Hoy me ocuparé de las preguntas más frecuentes y el manejo de los otros aspirantes al cargo.

  1. Prepara algunas respuestas

Las entrevistas de trabajo suelen tener ciertas similitudes aunque sean cargos muy dispares. Es muy importante que ensayes algunos puntos para no sentir que estás improvisando o que te han cogido por sorpresa:

tips-para-la-entrevista-de-trabajo

  • Tu trayectoria profesional: Lugares donde has trabajado y las funciones que desempeñaste. Enfatiza las labores y habilidades asociadas al cargo que deseas ocupar.
  • Por qué dejaste tu anterior trabajo: Nunca hables mal de tus jefes o conflictos que hayas tenido. Habla siempre con agrado y haz mención especial del aprendizaje que obtuviste.
  • Qué sabes de la empresa: Vital tener este concepto claro para poder justificar tus razones de ingreso a la compañía. Chequea la página web de la compañía o pregúntale a la persona que te recomendó la vacante.
  • Qué esperas del trabajo: Alinea tu respuesta con tu vocación, habilidades que ya posees y la carrera que estudiaste. Recuerda: “Me gustaría trabajar en esta empresa” lugar de “necesito este trabajo”.
  • Virtudes y Defectos: Cuando aludas a tus virtudes hazlo enfocado en las habilidades requeridas para el cargo. Puedes ser una persona alegre, pero es más importante decir que te gusta aprender constantemente. Al hablar de defectos una respuesta cliché es: “me considero una persona perfeccionista”. Lo importante para el evaluador es tu capacidad de autocrítica y lo que estás haciendo para efectuar un cambio.
  • Aspiración salarial: Tu salario es el promedio entre lo que crees que la empresa puede pagar y lo que tú consideras que te debe pagar. Complementa tu respuesta diciendo que la experiencia en el cargo es igualmente importante, no sólo es cuestión de dinero.
  • Tu estilo de vida: En tus hobbies menciona el deporte y la lectura, en lugar de “ir a cine y  salir con mis amigos” que es lo que usualmente responde la mayoría. Una pregunta típica es: ¿Cuál fue el último libro que leyó?”.

La intención de prepararte en este sentido es crear una experiencia previa. Cuando te preguntan algo para lo cual ya estabas preparado comunicarás mucha más confianza y seguridad.

  1. La competencia

Si se trata de una entrevista múltiple destácate, pero no subestimes. El vestuario y la seguridad te van a proporcionar una gran ventaja desde el comienzo, pero también evaluarán tus competencias y examinarán tu trayectoria profesional en comparación con los demás.

Lo primero es no dejarte intimidar por los otros. Confía en ti, en tu capacidad para el cargo y haz tu mejor esfuerzo, de modo que incluso de no ser seleccionado puedas decir: “Hice lo mejor que pude”.

Otro consejo es evitar las discusiones. En ocasiones harán preguntas abiertas, así que no armes un debate cuando la opinión del otro no esté en línea con la tuya. Con carisma puedes decir: “Bueno, difiero un poco con respecto a lo que dijo Fernando, aunque me parece importante lo que él resaltó acerca de…”.