Tradicionalmente las reuniones de las juntas directivas se realizaban en un una oficina amplia, con una mesa larguísima de sillones enormes y tardaban varias horas. Hoy en día la tendencia es a realizarlas de pie, mediante la conformación de un círculo y exposiciones breves de los puntos a tratar.

Estos son los tres factores que están acrecentando su implementación:

1 – Menos tiempo

Para algunas compañías el exceso de tiempo dedicado a las reuniones implicaba un descenso en materia de productividad. Los asistentes no podían contestar el teléfono ni atender asuntos igualmente importantes durante las dos o más horas que se alargaba la reunión.

Las reuniones de pie suelen tomar menos de media hora. Evidentemente esto está ligado a la capacidad física del ser humano para mantenerse en una misma posición, pero también porque esta posición implica dinamismo.

Se evitan además lo protocolos muchas veces innecesarios de lectura de actas para pasar directamente al punto de interés.

tendencias-las-reuniones-de-pie

2 – La Postura: Elemento clave

Estar sentado durante mucho tiempo escuchando ideas genera algo de somnolencia. En una reunión tradicional los ejecutivos no necesariamente se quedan dormidos, pero sus cerebros y la producción de ideas queda en muy bajos niveles, además del déficit de atención.

Al estar parado inevitablemente se genera una necesidad por terminar tan pronto como sea posible. La comunicación de ideas durante la discusión es más fluida, el foco de atención está dentro del círculo y el equipo de integra con mayor facilidad.

3 – El Círculo: Todos somos iguales

 Las mesas directivas tienen como base la idea de que en los extremos se encuentran los cargos más importantes y los más cercanos a al gerente le suceden en jerarquía. Esta formación suele cohibir a los rangos más bajos porque inconscientemente se asume que las ideas van a ser rechazadas o tienen menor valor.

Mediante el enfoque de las reuniones en círculo todos adquieren igual relevancia gracias a la simetría generada (muy similar la idea de la mesa redonda). Tanto gerente como subalternos están en libertad de aportar.