¿Qué es lo más importante antes de emprender un viaje? Un destino, medios de transporte y, si el trayecto es muy largo, víveres. Cuando empiezas un viaje debes estar completamente seguro de que tienes una meta, un sitio a donde llegar, de lo contrario estarías igual que un barco que parte de un puerto sin rumbo fijo.

Una vez que has determinado tu objetivo, sabrás con certeza que medio de transporte vas a necesitar: a pie, en bicicleta, en carro, o si deseas llegar rápido, un avión. Probablemente no tengas los medios para pagar un tiquete, así que te ha tocado prender tu propio vehículo y partir, con la certeza de que tendrás que parar para comer y descansar.

Ahora la pregunta es, ¿cuál es tu destino financiero en el largo plazo?

Destino: Libertad Financiera

Como Llegar a la Libertad Financiera

La libertad financiera es la capacidad que tiene un individuo para seguir percibiendo ingresos sin tener la necesidad de trabajar por el resto de su vida. Suena bien, ¿verdad? Lamentablemente la mayoría de las persona suelen confundir este concepto con la pensión, conformándose con un ingreso realmente pequeño si se tiene en cuenta todo el esfuerzo y tiempo que invirtieron para alcanzarlo. Esto es confundir el destino de llegada, además de que se han tardado más de la cuenta.

Siguiente pregunta: ¿Cuánto tiempo puede tardar una persona en alcanzar esa libertad? La respuesta depende del tipo de vida que quieras darte. Si lo tuyo es viajar, conocer el mundo, una súper casa y uno que otro auto, además de la filantropía, pues entonces tardarás algo así como 10 años. ¿Notas la diferencia con la pensión? Con ésta última tardarías el doble de tiempo (incluso tres veces más) no sólo acumulando el monto requerido, sino que además no equivale a lo que realmente deseas.

Transporte: Inversiones + Tu vocación

Cuando arriba mencione que a pesar de no trabajar aún podía seguir generando ingresos me refería en particular a las inversiones. Trabajas cinco días a la semana, recibes órdenes de tu jefe, tienes horarios y obligaciones todo el tiempo ¿Por qué lo haces? Porque ese es el único medio que te han enseñado para ganar dinero, en el que TÚ trabajas por dinero en lugar de que EL DINERO TRABAJE PARA TI.

La bolsa?: “Muy arriesgado”, “No tengo conocimientos”

¿Los bienes raíces?: “Se necesita demasiado dinero”, “Mi historial crediticio no me lo permite”

¿Ventas multinivel?: “Son una estafa”, “Un amigo estuvo en un una empresa de esas y no le fue bien”, “No sirvo para vender”

Estos son apenas unos cuantos medios, que a lo largo de las diferentes publicaciones podrás conocer. Lo importante es que sepas que existen formas sencillas de generar ingresos sin esfuerzo. Para acceder a estas fuentes no requieres ni siquiera un título profesional, es cuestión de encontrar el lugar adecuado para capacitarte.

Eso está muy bien, pero, sin generas ingresos sin trabajar ¿qué carajos haces con tu tiempo libre? Bueno, pues déjame decirte que es imposible vivir sin hacer nada, te volverías loco en menos de un año (y esto va en serio). Al interior de cada uno de nosotros reside una pasión por hacer algo que sabemos nos llena y que realmente disfrutamos, ya sea empezar un negocio propio, la filantropía, la docencia, la investigación, entre infinitas opciones. Ésa es tu vocación.

Ya tienes ingresos suficientes para más que bien. Dedícate a lo que realmente te apasiona. Y si tienes que cobrar por ello (si es el caso de un negocio) mejor aún.

Víveres: Mientras llegas a tu destino…

La libertad financiera no es algo que logras al final de 10 años (ó menos según tu objetivo) y de repente Chapaf! tienes ingresos. Es algo progresivo, para lo que necesitas planear, capacitarte e invertir. Pero, ¿y de dónde sacas el dinero para comenzar tu carrera como inversionista? Si ya tienes un trabajo, consérvalo. No se te ocurra renunciar y meter todo dinero en la bolsa si no tienes la más remota idea de cómo invertir.

Por otra parte, ten en cuenta que tu salario te ofrece un ingreso constante, varía realmente muy poco o en proporción a la inflación, mientras que las inversiones generan cada vez más y más ingresos. Cuando logres a través de tus inversiones y tu vocación (si es el caso) un ingreso superior al que te estarías ganando, entonces ya puedes prender tu computador y redactar un documento donde firmes tu independencia (o carta de renuncia por si no quedó claro jajaja).